Saltar al contenido

Radiador eléctrico de bajo consumo

Mejores radiadores eléctricos de bajo consumo

Utilizar radiadores eléctricos para calentar nuestro hogar es una de las elecciones preferidas de consumidores. Pero el constante incremento del precio de la electricidad, ha hecho que hayan surgido nuevas alternativas. Estamos hablando de los radiadores de bajo consumo. Estos radiadores ofrecen las mismas prestaciones y funciones que los convencionales con la diferencia de que su consumo energético es mucho menor. Así podrás disfrutar del calor del radiador sin gastar de más en la factura de la luz.

En esta página hemos elaborado una completa comparativa con los mejores radiadores eléctricos de bajo consumo del mercado. Aquí encontrarás los que cuentan con mejores opiniones y valoraciones así como las mejores ofertas y descuentos para que puedas comprar el radiador de bajo consumo al mejor precio posible.

También encontrarás las distintas alternativas en cuanto a su potencia, tamaño, diseño y prestaciones. Así podrás elegir el más adecuado a tu casa y a las necesidades de calefacción de tu hogar.

Pero si no sabes cuál elegir, también hemos hecho una completa guía de compra. En esta guía encontrarás las principales características, funciones y prestaciones de cada modelo de radiador de bajo consumo. Así podrás comparar las distintas alternativas para que puedas elegir el que mejor se ajuste a tus necesidades de calefacción para el hogar.

Los 10 mejores radiadores de bajo consumo

Guía de compra para elegir el mejor radiador eléctrico de bajo consumo

Uno de los principales inconvenientes de la calefacción para el hogar es su elevado coste. Desde las estufas de leña o de gas hasta los radiadores, todos los sistemas tienen un consumo energético que hay que tener en cuenta.

Los radiadores eléctricos nos ahorran el problema de tener que almacenar el combustible y tener que recargarlo. Pero también tienen un consumo en electricidad que puede encarecer la factura de la luz. Por eso, los radiadores eléctricos de bajo consumo suponen una de las mejores alternativas en cuanto a la calefacción de nuestro hogar.

Pero cada modelo es distinto y tiene una potencia calorífica distinta. Lo cual hace que su consumo sea mayor o menor. También influye su tamaño ya que no es lo mismo un radiador pequeño que uno de 12 elementos para calentar todo un salón.

Potencia

Dependiendo de la zona que queramos calentar, necesitaremos un radiador de bajo consumo con una potencia u otra. De nada sirve comprar uno que no caliente lo suficiente ni uno que caliente en exceso y tengamos que ir apagando el radiador cada vez que se alcanza la temperatura que queremos en casa.

La principal diferencia de los radiadores de bajo consumo, es que su potencia es menor que aquellos que no son de bajo consumo. Esto puede inducir a error y complica la comparativa. Podemos encontrar que el de bajo consumo, tiene una potencia en vatios hasta un treinta por ciento menos. Por eso, vamos a ver como elegir la potencia idónea para cada circumstancia.

Cada modelo tiene unas particularidades distintas y además, cada fabricante diseña sus radiadores de bajo consumo de forma diferente. Por eso, podemos encontrar diferentes vatajes y potencias pero con una capacidad de calentar una superficie parecida. Para que tengas una referencia, podemos decir que para un radidador de bajo consumo con unos 500 vatios, permite calentar una estancia de unos diez metros cuadrados.

Este dato es solo una media ya que dependerá de otras variables. Por ejemplo, no es lo mismo una estancia de techos bajos que una de techos altos. O también la distribución de la habitación en cuestión o el aislamiento de ventanas y puertas. Aún así, los fabricantes suelen proporcionar la equivalencia en vatios y en metros cuadrados. Y gracias a este dato podrás comparar los distintos modelos del mercado.

Consumo enegético

La potencia es la variable que va a determinar el consumo energético del radiador de bajo consumo. Una de las ventajas de este tipo de radiadores es que aprovechan mejor la energía y les permite reducir el consumo energético. Y esto se va a poder notar en la factura de la luz.

Aunque también podemos encontrar radiadores que se anuncian como bajo consumo sin serlo. Para que realmente sea de bajo consumo, tiene que tener un certificado de eficiencia energética de clase A. Este dato nos proporciona una idea de como aprovecha mejor la energía y a su vez le permite reducir el consumo energético convirtiéndolo en un radiador eléctrico de bajo consumo de verdad.

Los radiadores actúan como acumuladores que mantienen y conservan por más tiempo el calor. De este modo, cuando alcanza la temperatura, se apaga la resistencia para reducir el consumo de electricidad. Esta es posiblemente la característica principal para encontrar el mejor radiador de bajo consumo.

Instalación

Hablamos de la instalación para aquellos modelos de pared o de baño que sí requieren cierta instalación. Pero la mayoría de radiadores de bajo consumo, solo necesitaremos conectarlos a un enchufe para poder disfrutar de su calor.

En el caso de los de pared, su instalación es muy sencilla y rápida. Con un taladro y un par de agujeros podremos fijar el radiador de pared o de baño donde lo queramos poner. Como puedes ver su instalación se puede hacer en unos pocos minutos y sin dificultad ni necesidad de requerir los servicios de una empresa instaladora.

Esta es posiblemente la ventaja que más personas ponen de manifiesto en las opiniones y valoraciones. El hecho de que su instalación sea tan sencilla, hace que un radiador sea uno de los mejores sistemas de calefacción.

De hecho, lo más importante para la instalación, es la elección del lugar idóneo. Hay que tener en cuenta la mejor ubicación posible dentro de una estancia para que el calor que emana sea perceptible por toda la estancia. Evidentemente, se apreciará más, cuanto más cerca, pero hay que tenerlo en cuenta para poder disfrutar del máximo bienestar.

Mantenimiento

Si la instalación es fácil, su mantenimiento lo es todavía más. Su propio diseño facilita que el mantenimiento se reduzca prácticamente a la limpieza. Para su limpieza, lo ideal es utilizar un paño húmedo. Es importante no utilizar productos químicos demasiado abrasivos. Estos podrían provocar el desprendimiento del esmalte que si bien no va a afectar al radiador si que lo va a hacer a su apariencia y diseño. Por eso, con pasarle un paño húmedo para su limpieza es más que suficiente.

Según el modelo elegido puede contener ranuras y rejillas por las que circula el aire. Estas ranuras pueden ser un poco más complicadas de limpiar, pero con un plumero o una brocha podemos dejarlas como nuevas en un momento.

La única parte que puede sufrir algún desgaste con el tiempo y el uso continuo son los botones o interruptores. Hay que decir que con un uso normal y teniendo cierto cuidado no tendremos que cambiarlos nunca. No obstante, podemos encontrar recambios y repuestos en el servicio técnico de la marca. Por lo que podemos disfrutar del radiador de bajo consumo por mucho tiempo en perfecto estado de funcionalidad.

Funciones y programas

Las funciones o programas con los que cuentan los radiadores de bajo consumo varían enormemente de un modelo a otro. Por eso, no podemos decir cuáles son los mejores ya que dependerá de tus necesidades y de tus preferencias. Pero lo que sí podemos hacer es repasar las funciones más comunes y mejor valoradas en las opiniones de clientes.

La función principal es que disponga de un termostato. El hecho de contar con un termostato nos permite seleccionar la temperatura que deseamos. Además de crear un ambiente más placentero, se reduce el consumo energético de forma notable ya que la resistencia eléctrica se apaga para mantener dicha temperatura y no continúa gastando todo el rato que esté encendido.

Algunos modelos cuenta con funciones específicas para reducir el consumo y adaptarse a las necesidades de cada hogar. Estas funciones pueden ser un modo ecológico que reduce el consumo al máximo y otras que van de menos a más calor. Son ideales para adaptarse a la climatología que se produzca en cada momento.

Por último, una función que también puede ser muy útil es el temporizador. Con este sistema podrás seleccionar las horas en las que quieres que el radiador esté encendido. También permite programar su encendido a determinada hora para encontrar la casa caliente al llegar. O incluso, poner una hora de apagado para evitar que se quede toda la noche encendido, por ejemplo.

Diseño

De diseños en cuanto a radiadores eléctricos de bajo consumo, la gran mayoría son en color blanco y con ranuras. No obstante, en los últimos años han ido apareciendo modelos y marcas muy diferentes. Como respuesta a las nuevas necesidades y preferencias en las decoraciones de los hogares.

Pero además de colores, en cuanto al diseño encontramos diferencias sobre todo en las medidas. Más concretamente, hay modelos de radiadores verticales para pared que priorizan ocupar el mínimo espacio y aprovecharlo de la mejor forma posible.

En cuanto al diseño, no podemos decir que haya uno mejor sino algunos que pueden quedar mejor según cuál sea la decoración y estilo de la casa de cada cliente. Por lo tanto, es una decisión personal. Lo mejor es que elijas el que mejor quede en tu casa y teniendo en cuenta las medidas óptimas para la habitación en la que vayas a instalarlo.

Cómo usar un radiador eléctrico de bajo consumo correctamente

No es que se trate de un aparato demasiado complejo, pero siempre es interesante recopilar las recomendaciones de los fabricantes. De este modo, podremos sacar el máximo partido y reducir todavía más el consumo del radiador de bajo consumo. Por eso, a continuación encontrarás las principales recomendaciones para tal efecto.

Elige la mejor ubicación

Ya hemos visto que la ubicación es la primera y quizás la más importante. Elegir una mala ubicación va a afectar al rendimiento y por lo tanto, también a su consumo. Así que resulta primordial elegir correctamente donde colocarlo. Sobre todo si necesita algún tipo de instalación o fijación a la pared.

Además de conocer las medidas aproximadas de la habitación y de su propia distribución, elegir el sitio adecuado es clave. Como tienen ruedas y se pueden transportar donde queramos muchas personas compran un radiador de bajo consumo para varias habitaciones. Y no es una mala opción siempre y cuando tengan características parecidas. Es decir, si las habitaciones son más o menos similares. Pero si por ejemplo, compras uno para el salón de 20 metros cuadrados y lo quieres poner en una habitación de 10 metros, te encontrarás con que el calor que produce es excesivo.

Igual que el punto anterior, hay que tener en cuenta de tener una toma de corriente cercana. Suelen disponer de un cable de unos 1,5 metros de longitud. Siempre puedes recurrir a un alargador pero hay que tener ciertas precauciones. Si utilizas un alargador, el cable tiene que estar completamente desenrrollado. Además de tener en cuenta que puede molestar y estorbar el paso.

Buen aislamiento

Renovar todo el aislamiento de la casa es muy costoso y es algo que no se puede hacer en un par de días. No obstante, si tenemos una ventana por la que se escapa el calor por ejemplo, conviene no situar el radiador justo debajo de la ventana. Básicamente porque el calor se escapará antes de que podamos sentirlo en la habitación.

Igual que con las ventanas, también hay que considerar las puertas. Si el radiador de bajo consumo se encuentra cerca de la puerta, cada vez que abramos dicha puerta, dejaremos escapar todo el calor de la estancia. Resultando en un mayor consumo energético del radiador porque no se alcanzará la temperatura seleccionada.

Quizá te interese:

Los mejores radiadores de calor azul

Summary
Review Date
Reviewed Item
Radiadores eléctricos de bajo consumo
Author Rating
51star1star1star1star1star