Saltar al contenido

Mejor estufa de gas

Mejores Estufas de Gas

Las estufas de gas son posiblemente las estufas más presentes en los hogares de todo el mundo. Gracias a la comodidad y a la facilidad de uso, estas estufas son todo un éxito de ventas en los meses de frío.

Si estás buscando la mejor estufa de gas para tu hogar, te interesa esta comparativa. Aquí encontrarás las mejores marcas y modelos de este tipo de estufa. Además también hemos elaborado una completa guía de compra para que puedas elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades. Y también hemos seleccionado las mejores ofertas y descuentos. Así podrás comprar la estufa de gas al mejor precio posible.

En ocasiones no es posible instalar un sistema de calefacción. Ya sea por su alto coste o por cualquier otro motivo. También, puede ser que no te interese encender la calefacción de toda la casa para calentar una sola estancia. Es en estas situaciones en las que una estufa de gas puede suponer la mejor opción para calentar el piso o la casa.

Con el constante aumento del precio de la luz, ha hecho que cada vez más personas se decidan a comprar una estufa de gas. Este tipo de estufas tienen un coste menor de compra y también en su consumo. Por eso, suponen una gran alternativa a las estufas eléctricas.

Las 10 estufas de gas más vendidas

Estufas de gas Delonghi

Guía de compra para elegir la mejor estufa de gas para tu hogar

Para poder elegir la mejor estufa de gas para tu hogar, es importante tener en cuenta una serie de características y funciones. Cada modelo y marca son diferentes y nos ofrecen características y funciones diferentes. Por eso, conviene tener claro cuales son nuestras necesidades y poder así elegir la estufa ideal.

A continuación encontrarás las principales características de las estufas de gas para que puedas determinar cuál es la más adecuada para tu casa. Lo primero es diferenciar los distintos tipos de estufas de gas que podemos encontrar en el mercado.

Tipos de estufas de gas

Según el tipo de gas o según el sistema de funcionamiento de la estufa de gas, podemos encontrar hasta cuatro tipos. Cada una presenta unas prestaciones diferentes. Por eso, algunas son más convenientes que otras para cada hogar. A continuación vamos a ver sus principales diferencias.

Estufas de gas butano

Las primeras, son las más comúnes. Aunque el butano tiene el inconveniente de que hay que transportar la bombona de butano, su consumo es muy reducido y podemos sacarle el máximo partido a este gas.

También son las primeras que aparecieron y las que más presentes están en la mayoría de hogares de todo el mundo. Su funcionamiento es de lo más sencillo, disponen de un quemador y un encendedor que se activa presionando un botón. Cuando el gas empieza a circular, se enciende la llama y su quemador produce el calor.

Según el tamaño y la capacidad del quemador, tendremos más poder calorífico o menos. Este panel suele ser de cerámica que va ir enrojeciendo a medida que se vaya calentando. La principal ventaja es que su consumo es muy reducido y que mantiene el calor de forma óptima.

Otra ventaja, es que su calor se distribuye por toda la estancia para producir una sensación de calor óptima y económica. Y también es que se mantienen en perfecto estado durante muchos años.

Estufas de gas catalíticas

Este segundo tipo de estufas de gas, son las catalíticas. Su funcionamiento y características son muy parecidas a las anteriores. De hecho, la única y principal diferencia es que en lugar de unas placas de cerámica, lo que se calienta es toda la parte frontal de la estufa. Esto hace que su calor se distribuya más eficientemente.

Como contrapartida, al calentarse toda la parte frontal, hay que tenerlo en cuenta al manipularla o moverla de sitio. Las podemos encontrar de gas butano o gas natural, pero las más comunes y prácticas son las de gas butano. Así podemos llevarla y ponerla en cualquier habitación.

Estufas de gas de llama azul

Aunque este tipo de estufas las podríamos situar dentro de las estufas de butano, hay diferencias que las hacen ser un tipo de estufas por sí mismas.

La principal diferencia es la temperatura que alcanzan. Más concretamente, el combustible, en este caso el gas butano, se quema a mayor temperatura. Esto hace que se consiga una llama azul que le da nombre al tipo de estufas.

Esta temperatura superior hace que se caliente más ofreciendo también una mayor sensación de calor en la estancia. Pero la ventaja principal es que se calientan más rápidamente y de forma homogénea. Haciendo que tanto la parte superior como inferior se calienten por igual.

Potencia

Aunque la potencia la solemos medir en vatios, estas estufas de gas no funcionan con electricidad. No obstante, los fabricantes realizan un cálculo para expresar la potencia calorífica de la estufa en vatios. Así podremos comparar fácilmente entre distintos modelos de estufa de gas.

La potencia dependerá de varios factores. El primero es la superficie de la estufa que se calienta. Pero hay otros factores que inciden en la potencia para producir calor. Por eso, contar con una medida estandarizada en vatios es la mejor manera de poder comparar los modelos disponibles.

Según la potencia de la estufa, podremos calentar una estancia más o menos grande. Conviene que tengamos esto en cuenta a la hora de elegir qué estufa de gas comprar para que podamos disfrutar de este sistema de calefacción.

La potencia de la estufa de gas debe situarse alrededor de los 3000 vatios.

Sistemas de seguridad

Lo primero que deberemos tener en cuenta es que las estufas modernas de gas son muy seguras. Cuentan con las últimas tecnologías e innovaciones en sistemas de seguridad.

Por ejemplo, cuentan con un sistema de apagado si detecta que la llama se ha apagado. Esto puede producirse por una corriente de aire, por eso, podemos estar tranquilos de que el gas no continuará saliendo.

Algunos modelos también disponen de un sistema de seguridad que detecta la temperatura de la estufa. Así, si alcanza una temperatura excesiva se apaga automáticamente. Incluso, algunos modelos cuentan con un termostato que detecta la temperatura de la estancia para reducir el consumo.

Consumo

El consumo de las estufas de gas es bastante más bajo en términos económicos que otros tipos de estufas. Esto sólo ya las hace más atractivas que su competencia. Pero vamos a ver porqué conviene más una estufa de gas que otros tipos.

Por ejemplo, comparado con las segundas estufas más económicas que son las de pellets, las de gas son mucho más cómodas y eficientes. No tendrás que estar recargando el combustible cada día. Y además tienen un precio mucho más barato.

La mayoría de modelos, cuentan con un regulador de potencia que también regula el consumo de gas. Así no tendrás que gastar tanto combustible al tener la estufa encendida.

Algunos fabricantes nos ofrecen el dato del consumo expresado en litros de gas por hora. También tenemos que tener en cuenta que dependerá de la potencia de la propia estufa y de la intensidad a la que tengamos encendida la estufa y por cuantas horas. A modo de media podríamos decir que cada carga de gas butano puede durar unas tres semanas.

Superficie de la estancia

Cualquier sistema de calefacción tiene una capacidad concreta. Esto hace que según el tamaño o la distribución de la estancia, necesitemos un aparato u otro. Lo mismo sucede con las estufas de gas. Es decir, de media una estufa de gas está pensada para una estancia de hasta 25 metros cuadrados.

Por eso, conviene que antes de comprar, tengamos en cuenta qué habitación queremos calentar y en función del tamaño elegir un modelo u otro.

De igual modo, tendremos que considerar que al ser una estufa, se calienta. Y también calienta lo que tenga a su alrededor. Por eso, conviene que la tengamos en un espacio amplio y sin muebles u otros enseres que podrían deteriorarse o quemarse por el calor desprendido por la estufa de gas.

Ventilación

Igual que el tamaño de la estancia, hay que tener en cuenta la ventilación. Al consumir el combustible en forma de gas, se libera monóxido de carbono y se consume oxígeno. Como no tiene sentido que tengamos la ventana abierta al estar la estufa encendida, hay que tener en cuenta alguna forma de poder ventilar la habitación.

También por seguridad, la estancia en la que tengamos la estufa tiene que poder ser ventilada. Ya sea por una puerta abierta o alguna salida y entrada de aire de algún tipo. Con tan solo dejar una puerta abierta que comunique con el resto de la casa ya renovarás el aire con oxígeno.

De todos modos, los modelos de estufas de gas modernas, tienen sensores que detectan el nivel de CO2 del ambiente. Y cuando detectan que es excesivo apagan la estufa automáticamente.

Precio

El precio no es una característica propia de la estufa. No obstante, es una de las principales variables a tener en cuenta a la hora de comprar la estufa de gas.

Realmente son unas de las estufas más baratas que hay. Si las comparamos con otras estufas, las de gas son las más económicas tanto en combustible como en el precio de compra.

Cada modelo, marca y fabricante dispone de varias gamas de precios. Según el diseño, la potencia y los materiales, el precio puede variar notablemente. En esta comparativa hemos seleccionado las mejores ofertas, decuentos y promociones en estufas de gas. Así podrás comprarla al mejor precio.

Opiniones

Aunque las opiniones de clientes sean subjetivas, son una forma muy práctica de conocer qué estufa es la mejor para nuestra casa. Las opiniones de clientes nos expresan lo que les parece cada estufa de gas. Así podrás comparar las que más te interesan.

En las opiniones podremos conocer cuál calienta más, si son aptas para una superficie concreta o el diseño que tiene. No está de más echar un vistazo a las opiniones de las estufas de gas para conocerlas. Aunque como decimos, son totalmente subjetivas y puede que no reflejen la realidad.

Quizá te interese:

Las mejores estufas de leña

Última actualización el 2022-12-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados